La fiebre del golf vuelve a Andalucía tras diez años de parálisis administrativa

Hace un par de semanas, las pistas del Real Club de Golf Valderrama, en la localidad gaditana de San Roque, se llenaban con miles de espectadores que acudieron al campeonato Andalucía Masters para ver al fenómeno del momento: el golfista vasco Jon Rahm, actual número uno del mundo y ganador de US Open, entre otros muchos trofeos.

La masiva asistencia demostró hasta qué punto este deporte vuelve a vivir un gran momento, gracias a jugadores como Rahm y también debido al auge de aficionados que se ha producido durante los casi dos años de pandemia en un deporte al aire libre y en contacto con la naturaleza que hace años que dejó de ser una afición de ricos y que cuenta con casi 300.000 personas federadas en España.

Andalucía, por su posición geográfica, su sol y sus características (playas, cultura, patrimonio histórico, etc.) es una de las mecas europeas de este sector, que mueve miles de millones. La región acoge un centenar de campos de golf (en toda España hay unos 450), de los que el 75% se concentra en la Costa del Sol malagueña, auténtico refugio de los aficionados a este deporte.

El golf busca su reactivación para apuntalar 121.000 empleos en España

José Luis Losa

Sin embargo, durante la primera década de este siglo, la sobreexplotación por el ‘boom’ inmobiliario (se construían algunos campos como excusa para enormes promociones urbanísticas) y una nueva sensibilidad medioambiental, especialmente en cuanto al uso del agua de estas instalaciones en una región con recurrentes problemas de sequía, provocaron que la Junta de Andalucía endureciera de manera importante las normas para la aprobación y construcción de nuevos campos de golf.

En verano del año 2010, la Administración autonómica presidida por el socialista José Antonio Griñán aprobó un decreto que regulaba las condiciones de implantación y funcionamiento de campos de golf en Andalucía, entre las que se encontraba la “declaración de interés turístico” por parte de la Junta. Sin embargo, las condiciones para la obtención de este requisito eran tan complejas, que en la práctica supuso la paralización del sector.

Foto: Recreación de cómo quedaría el campo de golf de 18 hoyos, ya con los invernaderos desmantelados (Vídeo Maro Golf).
Maro, el paraíso que tendrá hotel y campo de golf: “Si no se hace, no vamos a remontar”

Agustín Rivera. Málaga

Desde entonces, ha habido 44 solicitudes para 33 proyectos, de los que solo se aprobaron tres por parte del Gobierno regional y no se construyó ninguno. En esa situación se ha mantenido esta potente industria turística-deportiva hasta el pasado año. La nueva Junta de Andalucía de PP y Ciudadanos aprobó en marzo del pasado año una amplia reforma administrativa para la simplificación de trámites burocráticos que afectaba a sectores tan diversos como el turismo, el comercio o la construcción.

En el caso del golf, este nuevo decreto derogaba la polémica “declaración de interés turístico”, lo que ha abierto la puerta a la llegada de nuevos inversores interesados en retomar alguno de aquellos proyectos guardados en el cajón o de otros nuevos. Solo en el último año, son ya casi una decena los proyectos que se han puesto encima de la mesa, según confirma a El Confidencial el presidente del Comité Comercial de la Real Federación Andaluza de Golf, Carlos Pitarch, propietario de Lauro Golf en Mijas.

El español Jon Rahm en el campo de golf de Valderrama en Sotogrande. (EFE/Carrasco)

De hecho, la Junta de Andalucía ha aprobado en los últimos meses la inclusión de cuatro de esas iniciativas en su exitosa Unidad Aceleradora de Proyecto (UAP), que supone asignar a cada una de estas inversiones a un “project manager”, un técnico cualificado de la Administración autonómica que se convierte en principal interlocutor a modo de “ventanilla única” y se encarga de pedir a todas las Consejerías implicadas la mayor celeridad para realizar el “papeleo” y evitar que el proyecto encalle en el laberinto burocrático regional.

Tres de los cuatro proyectos se encuentran en la provincia de Cádiz y bastante cercanos entre ellos: El Següesal Golf Resort, en Barbate; Castellar Golf, en el municipio del mismo nombre; y Atlanterra Golf, en Tarifa, mientras que el cuarto, Valle del Golf Resort, se encuentra en la localidad malagueña de Mijas.

Se trata de proyectos que van a suponer una inversión superior a los 400 millones de euros y van a generar 4.000 empleos directos, la mitad de ellos en la fase de construcción y el resto en la explotación del campo de golf, según datos de la Consejería de Turismo, que dirige el vicepresidente de la Junta y líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín.

Foto: Jon Rahm, pensativo en la última jornada. (EFE)
Jon Rahm, de su enfado por los móviles a la lección de humildad del número uno

Rubén Rodríguez

El primero de los proyectos asignados a la aceleradora de proyectos por el Gobierno andaluz, el pasado mes de febrero, fue el previsto en la Costa del Sol, Valle del Golf Resort, que llevaba años esperando y que ya en 2019 obtuvo la compleja “declaración de interés turístico” tras los informes sectoriales preceptivos relativos a la incidencia territorial, urbanística, medioambiental, turística y deportiva, todos ellos con sentido favorable, así como el informe vinculante sobre la suficiencia de recursos hídricos, también de carácter favorable.

Se trata de un proyecto de golf muy relacionado también con otro deporte: la hípica. Así, el plan incluye el desarrollo de una actuación de exclusivo uso turístico, que comprende un campo de golf de 18 hoyos, una escuela de golf, un centro ecuestre internacional de doma clásica de alto nivel, senderismo ecuestre y museo de carruajes y guarnicionería, un hotel de cinco estrellas con 154 habitaciones, sala de congresos, spa y belleza, centro training sport y fisioterapia golf y restaurante de alta cocina regional.

El Gobierno andaluz aprobó incorporar cuatro nuevos proyectos de campos de golf a la UAP

Proyecta además un complejo de apartamentos turísticos distribuidos en un edificio con 54 apartamentos y plaza central, locales de restauración y comercio y un pueblo andaluz con 296 apartamentos con accesos independientes. Los terrenos vinculados al proyecto comprenden una superficie de 109,50 hectáreas en Mijas.

La inversión prevista es de 77.742.872 euros y su puesta en funcionamiento está prevista para primer trimestre de 2024. Además, prevé generar 671 empleos directos, de los que 300 son los correspondientes a estos dos años de construcción y otros 371 a la explotación del negocio.

El segundo de los proyectos “bendecido” ahora por la Junta es El Següesal Golf Resort, que el Gobierno andaluz incluyó el pasado mes de junio en su unidad aceleradora (UAP). Esta iniciativa también llevaba años esperando su desarrollo, ya que fue el primero en obtener, en el año 2011, la declaración de interés turístico por parte de la Administración autonómica.

El inglés Matt Fitzpatrick recibe de manos del vicepresidente Juan Marín el trofeo del Estrella Damm Andalucía Masters. (EFE/Carrasco)

El proyecto está promovido por la empresa Bogaris y alberga en una primera fase la construcción de un campo de golf de 18 hoyos, dos hoteles de cuatro estrellas con 150 habitaciones y 200 habitaciones, respectivamente. También prevé levantar 450 viviendas, 956 apartamentos turísticos, así como instalaciones deportivas, un complejo hípico, un centro de salud y belleza y equipamientos comerciales, administrativos y docentes, incluido un colegio de alto standing.

El paraje del El Següesal, situado entre Barbate y Vejer, abarca una superficie de 312 hectáreas declaradas de Interés Turístico, que se pueden ampliar hasta máximo 467. En este caso, la inversión prevista asciende a 97.350.920 euros, y el empleo que va a generar es de 1.100 trabajadores, de los que unos 600 serán en la construcción y unos 500 en la explotación posterior.

El paraje del El Següesal, situado entre Barbate y Vejer, abarca una superficie de 312 hectáreas declaradas de Interés Turístico

A este proyecto aún le quedan cinco años hasta su apertura, prevista en 2026, ya que ahora el Ayuntamiento de Barbate contará con un máximo de dos años para modificar su instrumento de planeamiento urbanístico y adaptarlo a las condiciones de la declaración de Interés Turístico. A partir de esta modificación, el promotor dispondrá de cuatro años para la ejecución e implantación del campo de golf.

El proyecto cuenta con la firme oposición de algunos grupos ecologistas, que denuncian que cuadruplicaría la superficie del actual núcleo urbano de Barbate y provoca el corte del corredor verde que une el Parque Natural con las masas más importantes de los singulares Acebuchales de Cádiz protegidos por la RedNatura 2000.

En el mes de agosto, el Gobierno andaluz aprobó incorporar dos nuevos proyectos de campos de golf a la UAP. El primero de ellos, el 3 de agosto, fue el Castellar Golf, en la localidad gaditana del mismo nombre, cercano a la urbanización Sotogrande y vecina de San Roque, donde se encuentran algunos de los más importantes campos de golf de España. En Castellar está prevista la mayor de las inversiones, unos 120 millones de euros en un proyecto que lideran los gestores de la exclusiva urbanización La Zagaleta.

Foto:
Probamos el campo de golf más exclusivo de Madrid que tendrá 777 socios

EC Brands

Este grupo compró en el año 2016 este proyecto cuyo origen se remonta al año 1999 por la firma Valderrama Estates. Ahora, intentan replicar el exitoso modelo de La Zagaleta en este otro punto, muy cercano de su emplazamiento original.

El proyecto ocupa 219 hectáreas y cuenta igualmente con la oposición de grupos ecologistas. Por el contrario, su ayuntamiento aprobó el año pasado una modificación parcial del PGOU para facilitar este proyecto, cuya apertura está prevista para noviembre del próximo año 2022. En su fase de construcción prevé contar con 554 puestos de trabajo directos, así como otros 396 en su explotación.

El cuarto de los proyectos incluidos por la Junta en su aceleradora es Atlanterra Golf, en Tarifa, que prevé una inversión de 99.640.982 euros y la creación de hasta 2.100 empleos directos, 1.400 de ellos en la construcción y otros 700 una vez abierto el complejo, en el primer trimestre del año 2024.

Foto: Chaves prohibirá la construcción de campos de golf en Andalucía que escondan ‘pelotazos’ urbanísticos
Chaves prohibirá la construcción de campos de golf en Andalucía que escondan ‘pelotazos’ urbanísticos

Carlos Sánchez

El proyecto se sitúa en el municipio tarifeño pero lindando con Zahara de los Atunes, perteneciente a Barbate, y contempla en esos terrenos la creación de un campo de golf y la construcción de 1.035 viviendas, 1.372 plazas hoteleras (unas 650 habitaciones) y centros comerciales.

Al igual que con los anteriores, varias organizaciones como Ecologistas en Acción se muestran contrarias a este proyecto e insisten en que “los términos de Barbate y Tarifa, no necesitan crecer más, sino mejorar los núcleos urbanos existentes, evitando el colapso que se padece todos los veranos ante el excesivo crecimiento urbanístico y la mala situación de las infraestructuras de la zona”.

El presidente del Comité Comercial de la Real Federación Andaluza de Golf, Carlos Pitarch, entiende la preocupación pero insiste en que “los nuevos proyectos han aprendido la lección de los errores cometidos en el pasado”. En ese sentido, asegura que “tanto las administraciones públicas como los propios inversores tienen ahora otra sensibilidad y son conscientes de algunos excesos cometidos con campos de golf que era excusas para aberraciones urbanísticas, muchas de las cuales acaban además en fracaso”.

“Ha habido dinero para ERTE, pero no para los que hemos tenido a los empleados trabajando”

Para Pitarch, es una muy buena noticia que la Junta de Andalucía esté dando de nuevo facilidades para atraer nuevas inversiones en un sector, el de los campos de golf, que es una “gran industria turística y deportiva que mueve cada año a 1,2 millones de visitantes a nuestro país”.

Este empresario malagueño asegura que los nuevos proyectos en marcha “no son una competencia sino complementarios para afianzar un destino turístico de golf a nivel internacional como Andalucía, que aún tiene capacidad de seguir creciendo”.

A pesar de esas “muy buenas perspectivas” para el próximo año, Carlos Pitarch subraya que el sector sale de casi dos años “tremendos” en los que las empresas han estado con el agua al cuello, entre otros motivos, “porque ha habido dinero público para hacer ERTE pero no para los que hemos tenido a los empleados trabajando para mantener en perfecto estado nuestras instalaciones”. Por ello, reitera alguna de las reclamaciones históricas del sector, como la aplicación a estas empresas deportivas del IVA reducido del 10% o del IVA turístico.

Foto: open-espana-golf-torneo-internacional-deporte-bra
Open de Golf: o cómo organizar un evento con impacto positivo en emisiones de CO2

Jaime López

El representante de la Federación recuerda el informe presentado hace unos meses y elaborado por el IE Business School, que señala que el impacto económico global del golf y su turismo en Andalucía es mucho mayor que la riqueza que generan directamente los propios campos. En concreto, en esta comunidad, mueven un total de 5.426 millones de euros, lo que supone el 42,5% de lo que generan en el conjunto del país, 12.769 millones.

Además, nueve de cada 10 euros del gasto del turista del golf benefician a otros proveedores de servicios y subsectores turísticos, evidenciando su potencial como catalizador de la actividad económica en Andalucía (siete de cada ocho, en el caso nacional).

We would like to give thanks to the writer of this write-up for this outstanding content

La fiebre del golf vuelve a Andalucía tras diez años de parálisis administrativa

Decode The News Podcast